Vitaminas y Minerales



Las vitaminas son compuestos orgánicos que el cuerpo utiliza en el metabolismo, en la defensa del organismo y en el crecimiento. Tienen también funciones en la formación de hormonas, de material genético, de sustancias químicas para el sistema nervioso, etc.

Por lo general se desempeñan como catalizadores, combinando con proteínas para actuar como enzimas. Sin éstas, muchas reacciones metabólicas llevarían más tiempo o incluso podrían dejar de realizarse.
 
Las vitaminas se obtienen mediante la ingestión. A excepción de la vitamina D, la que es creada por el mismo organismo.

La condición del sujeto determina la demanda de vitaminas. Por ejemplo: los fumadores deben ingerir vitamina C y B9 en mayor cantidad. Así como los vegetarianos necesitan vitamina C en cantidades extra.
Vitaminas hidrosolubles y liposolubles
Las vitaminas pueden ser clasificadas según dónde viene disueltas. Las vitaminas disueltas en la parte grasa de los alimentos se llaman liposolubles, y las vitaminas disueltas en la parte acuosa de los alimentos se llama hidrosoluble.

Las vitaminas hidrosolubles realizan funciones como precursores de enzimas o co-enzimas. Y las vitaminas tienen funciones menos específicas.

No es fácil hacer estimaciones de las necesidades vitamínicas de cada individuo, puesto que éstas varían con factores como la edad, peso, estado fisiológico, e incluso a veces otros componentes de la dieta.
Tipos de Vitaminas y sus funciones
Vitamina A – Retinol
Es un alcohol primario que deriva del caroteno. Afecta la formación y mantenimiento de membranas, de la piel, dientes, huesos, visión, y de funciones reproductivas.

El cuerpo puede obtener vitamina A de dos maneras: fabricándola a base de caroteno(encontrado en vegetales como: zanahoria, brécol, calabaza, espinacas y col), o la otra alimentándose de animales que se alimenten de estos vegetales, y que ya hayan realizado la transformación.

Vitamina B – Betacaroteno

Este grupo de vitaminas se reconoce porque son sustancias frágiles solubles al agua. La mayoría de las vitaminas del grupo B son importantes para metabolizar hidratos de carbono.

Vitamina B1 – Tiamina

Sustancia incolora. Actúa como catalizador de los hidratos de carbono. Lo que hace en este proceso es metabolizar el ácido pirúvico, haciendo que el hidrato de carbono libere su energía. LA tiamina regula también algunas funciones en el sistema nervioso. La tiamina se encuentra, pero en cantidades bajas, en los riñones, hígado y corazón.

Vitamina B2 – Riboflavina

La riboflavina actúa como enzima. Se combina con proteínas para formar enzimas que participan en el metabolismo de hidratos de carbono, grasas y especialmente en el metabolismo de las proteínas que participan en el transporte de oxígeno. También mantiene las membranas mucosas.

Vitamina B3 – Niacina

Se conoce también con el nombre de vitamina PP. Funciona como co-enzima que permite liberar energía de los nutrientes. Esta vitamina afecta directamente el sistema nervioso y el estado de ánimo, por lo que se han utilizado sobredosis experimentales en esquizofrénicos(aunque no se ha demostrado eficacia). Una sobredosis es capaz también de reducir los niveles de colesterol. Pero prolongada sobredosis son perjudiciales para el hígado.

Vitamina B5 – Acido pantoténico

Constituye una enzima clave en el metabolismo basal. Favorece el crecimiento del cabello. Es fabricado por bacterias intestinales, y se encuentra en muchos alimentos.

Vitamina B6 – Piridoxina

La Peridoxina es necesaria en la absorción y en el metabolismo de aminoácidos. Actúa también en el consumo de grasas del cuerpo y en la producción de glóbulos rojos. La Piridoxina es proporcional a las proteínas consumidas en el cuerpo.

Vitamina B8 – Biotina

Participa en la formación de ácidos grasos y en la liberación de los hidratos de carbono. Es co-enzima del metabolismo de glúcidos y lípidos. Es sintetizada por bacterias intestinales y se encuentra en muchos alimentos.

Vitamina B9 – Acido fólico

Co-enzima necesaria para la formación de proteína estructurales y hemoglobina. Se usa para el tratamiento de la anemia y la psilosis. A diferencia de otras vitaminas también hidrosolubles, la folacina se almacena en el hígado.

Vitamina B12 – Cianocobalamina

Es necesaria(pero en pequeñas cantidades) para la formación de nucleoproteínas, proteína, y glóbulos rojos. La falta de esta vitamina se debe a la incapacidad del estómago para procesar glicoproteínas(factor necesario para absorber la vitamina B12). Esta vitamina se obtiene sólo del hígado, riñones, carne, etc. por lo que a los vegetarianos se les aconseja tomar suplementos vitamínicos B12.

Vitamina C – Acido ascórbico

Esta vitamina es importante en la formación de colágeno. Colágeno es una proteína que sostiene muchas estructuras corporales y tiene un papel muy importante en la formación de huesos y dientes; además de favorecer la absorción de hierro. La ausencia de Ácido ascórbico puede derivar en escorbuto. Esta enfermedad consiste en la caída de dientes, debilitamiento de huesos, y aparición de hemorragias; síntomas que se deben a la ausencia de colágeno.

Todavía no está completamente probado que la vitamina C ayuda a prevenir resfríos; pero sí está probado que, aunque el exceso se elimina rápidamente por la orina, el excesivo consumo puede provocar cálculos a los riñones y la vejiga.

Vitamina D – Calciferol

Tiene una importante función en la formación y mantención de huesos y diente. Se puede obtener de alimentos como huevo, hígado, atún, leche; o puede ser fabricado por el cuerpo cuando los esteroides se desplazan a la piel y reciben luz solar. Su excesivo consumo puede ocasionar daños al riñón, y pérdida del apetito.

Vitamina E – Alfatocoferol

La vitamina E posee la función de ayudar a la formación de glóbulos rojos, músculos, y otros tejidos. Previene de la oxidación de la vitamina A y las grasas.

Vitamina K – Fitomenadiona

Es necesaria para la coagulación de la sangre. Es necesaria porque produce una enzima llamada protrobina; la que interfiere en la producción de fibrina; que es la que finalmente interfiere en la coagulación. Normalmente se obtiene de la alimentación y de la cantidad segregada por las bacterias intestinales.
 
Minerales



¿Qué son los minerales?

Los minerales son sustancias inorgánicas imprescindibles para la reconstrucción estructural de los tejidos corporales, además de participar en procesos como la acción de los sistemas enzimáticos, contracción muscular, reacciones nerviosas y coagulación de la sangre. Este grupo de nutrientes, necesarios en la dieta humana, se dividen en dos clases: macro elementos, tales como calcio, fósforo, magnesio, sodio, hierro, yodo y potasio; y micro elementos tales como cobre, cobalto, manganeso, flúor y cinc.

La mayoría de los minerales necesarios para el organismo humano están contenidos en la alimentación normal de muchas personas.

Algunos vendedores de “suplementos alimenticios” intentan hacer creer que otros elementos como el litio, el oro, el germanio, etc. son indispensables para la salud, y que deben adquirirse comprando sus productos. Esto es simplemente un fraude. Además, utilizar suplementos sin recomendación médica es un costo innecesario y puede llegar a representar un riesgo para la salud.

Los micro elementos son sustancias que aparecen en el cuerpo en diminutas cantidades, sin embargo son esenciales para la buena salud. Se sabe poco de su funcionamiento aparte de que su carencia, sobretodo en animales, afecta la salud. Se les puede encontrar en cantidades suficientes en casi todos los alimentos.

Los macro elementos son sustancias que se pueden encontrar en abundantes cantidades en el cuerpo.

Tipos de Minerales y sus funciones

Calcio

Es el mineral más abundante en el organismo. Constituye los huesos e interviene en la coagulación de la sangre. También participa en la transmisión nerviosa y forma parte de la estructura de varias enzimas.

Fósforo

Compone, junto al calcio, los huesos y los dientes. Forma parte de muchas sustancias orgánicas implicadas en la obtención y transmisión de energía y material genético.

Potasio

Establece equilibrio entre las sales y los líquidos que forman parte del organismo. Participa en el mantenimiento de la presión osmótica(dentro de la célula), de la transmisión nerviosa.

Cloruro

Interviene en los equilibrios iónicos y osmóticos.. Forma parte del jugo gástrico.

Sodio

Participa en el mantenimiento de la presión osmótica( al exterior de la célula). Interviene también en la transmisión nerviosa y en la mantención del equilibrio ácido-base.

Magnesio

Conforma (entre otros) el hueso. Indispensable para el buen funcionamiento de los músculos, nervios y huesos. Es necesario para la actividad de muchas enzimas; especialmente las que intervienen con el ATP (Adenosina trifosfato). En este proceso, el magnesio se une al ATP y no a la enzima.

Hierro

Posibilita que el oxígeno llegue a todas las células. Esto se debe a que forma parte de la hemoglobina y de la mioglobina( que transporta oxígeno al músculo). También forma parte de bastantes enzimas Este mineral se puede almacenar grandes cantidades en el cuerpo, asociado a una proteína llamada ferritina.

Flúor

Forma parte de la estructura de los dientes y huesos; aunque no es un componente estrictamente esencial.

Zinc

Conforma bastantes enzimas. Por ejemplo: carbónico-anhidrasa y la fosfatasa alcalina.

Cobre

Conforma enzimas. Ejemplo: la tirosinasa.

Manganeso

Conforma enzimas. Por ejemplo: la superoxido dismutasa mitocondrial.

Yodo

Se encuentra en las hormonas de la tiroides. Esta es su única función biológica.

Cobalto

Se encuentra exclusivamente formando parte de la vitamina B12.

¿Las vitaminas y minerales aumentan mi nivel de energía?
Al contrario de lo que se cree, los suplementos vitamínicos no incrementan el nivel de energía.

Las vitaminas y los minerales ayudan a que los carbohidratos, proteínas y lípidos se conviertan en energía, pero NO son una fuente de energía por sí mismos.

Es verdad que las vitaminas y los minerales son necesarios para gozar de una buena salud, pero no debemos creer que únicamente tomando un multivitamínico nos sentiremos más enérgicos y saludables.
¿Necesito tomar un suplemento de vitaminas y minerales?
No. Si eres una persona saludable que consume una variedad de alimentos y sigue una dieta adecuada, no necesitas un complemento.

Si te fijas, las etiquetas nutrimentales de los suplementos indican -la mayor parte de las veces- que una cápsula aporta el 100% del requerimiento (RDA, IDR) de los nutrimentos. Sin embargo, el cuerpo absorbe únicamente una pequeña parte de esto (del 10-15%), así que realmente no vale mucho la pena lo que pagas por ellos.

Los alimentos son la mejor opción para cubrir los requerimientos del cuerpo y mantenernos saludables: de hecho, proveen más nutrimentos que un suplemento.

Por ejemplo, las frutas son ricas fuentes de vitaminas, minerales Y AL MISMO TIEMPO de fibra, carbohidratos y grasas esenciales; también tienen antioxidantes. Es así como podemos darnos cuenta de que un suplemento en realidad frece menos beneficios de los que creemos o nos hacen creer y no sustituye a un patrón de alimentación saludable.

Una dieta variada, con todos los colores, sabores, aromas y texturas provee excelentes beneficios. Los alimentos “completos” (con cáscara) son una buena fuente de vitaminas y minerales, fibra y antioxidantes. Adicionalmente, todos éstos trabajan en equipo para obtener el máximo beneficio de ellos.

¿Entonces se deben consumir estos suplementos?

No. De hecho, en algunos casos especiales es necesario y recomendable suplementar a las personas.

Entre estos casos están: adultos mayores, personas con problemas digestivos serios, resecciones intestinales, osteoporosis, anorexia, mujeres que planean embarazarse, mujeres post-menopáusicas, personas con problemas de alcoholismo, vegetarianos estrictos, enfermedades graves.

Sin embargo, cuando la persona no está gravemente enfermo y, más aún, saludable, no se recomienda utilizar suplementos.


Suplementación Inteligente

•En caso de elegir tomar un suplemento, opta por una preparación multivitamínica-mineral, puesto que es una formulación más balanceada que sólo vitaminas o sólo minerales.
•Los vegetarianos estrictos pueden necesitar suplementarse con vitamina B12.
•La mujer que desea embarazarse debe consumir 0.4 mg de ácido fólico al día.
•Elige marcas con un precio razonable: no el más caro es el mejor.
•No creas falsas promesas: las vitaminas y los minerales NO curan todo.
•Recuerda: NO siempre más es mejor. Algunas vitaminas y minerales pueden tener efectos tóxicos o nocivos en grandes dosis.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada